lunes, 19 de septiembre de 2011

Ceremonia de despedida

Majestades,
Distinguidas Autoridades nacionales, autonómicas y locales,
Señor Cardenal Arzobispo de Madrid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española,
Señores Cardenales y Hermanos en el Episcopado,
Amigos todos:

Ha llegado el momento de despedirnos. Estos días pasados en Madrid, con una representación tan numerosa de jóvenes de España y todo el mundo, quedarán hondamente grabados en mi memoria y en mi corazón.

Majestad, el Papa se ha sentido muy bien en España. También los jóvenes protagonistas de esta Jornada Mundial de la Juventud han sido muy bien acogidos aquí y en tantas ciudades y localidades españolas, que han podido visitar en los días previos a la Jornada.

Gracias a Vuestra Majestad por sus cordiales palabras y por haber querido acompañarme tanto en el recibimiento como, ahora, al despedirme. Gracias a las Autoridades nacionales, autonómicas y locales, que han mostrado con su cooperación fina sensibilidad por este acontecimiento internacional. Gracias a los miles de voluntarios, que han hecho posible el buen desarrollo de todas las actividades de este encuentro: los diversos actos literarios, musicales, culturales y religiosos del «Festival joven», las catequesis de los Obispos y los actos centrales celebrados con el Sucesor de Pedro. Gracias a las fuerzas de seguridad y del orden, así como a los que han colaborado prestando los más variados servicios: desde el cuidado de la música y de la liturgia, hasta el transporte, la atención sanitaria y los avituallamientos.

España es una gran Nación que, en una convivencia sanamente abierta, plural y respetuosa, sabe y puede progresar sin renunciar a su alma profundamente religiosa y católica. Lo ha manifestado una vez más en estos días, al desplegar su capacidad técnica y humana en una empresa de tanta trascendencia y de tanto futuro, como es el facilitar que la juventud hunda sus raíces en Jesucristo, el Salvador.

Una palabra de especial gratitud se debe a los organizadores de la Jornada: al Cardenal Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos y a todo el personal de ese Dicasterio; al Señor Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, junto con sus Obispos auxiliares y toda la archidiócesis; en particular, al Coordinador General de la Jornada, Monseñor César Augusto Franco Martínez, y a sus colaboradores, tantos y tan generosos. Los Obispos han trabajado con solicitud y abnegación en sus diócesis para la esmerada preparación de la Jornada, junto con los sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos. A todos, mi reconocimiento, junto con mi súplica al Señor para que bendiga sus afanes apostólicos.

Y no puedo dejar de dar las gracias de todo corazón a los jóvenes por haber venido a esta Jornada, por su participación alegre, entusiasta e intensa. A ellos les digo: Gracias y enhorabuena por el testimonio que habéis dado en Madrid y en el resto de ciudades españolas en las que habéis estado. Os invito ahora a difundir por todos los rincones del mundo la gozosa y profunda experiencia de fe vivida en este noble País. Transmitid vuestra alegría especialmente a los que hubieran querido venir y no han podido hacerlo por las más diversas circunstancias, a tantos como han rezado por vosotros y a quienes la celebración misma de la Jornada les ha tocado el corazón. Con vuestra cercanía y testimonio, ayudad a vuestros amigos y compañeros a descubrir que amar a Cristo es vivir en plenitud.

Dejo España contento y agradecido a todos. Pero sobre todo a Dios, Nuestro Señor, que me ha permitido celebrar esta Jornada, tan llena de gracia y emoción, tan cargada de dinamismo y esperanza. Sí, la fiesta de la fe que hemos compartido nos permite mirar hacia adelante con mucha confianza en la providencia, que guía a la Iglesia por los mares de la historia. Por eso permanece joven y con vitalidad, aun afrontando arduas situaciones. Esto es obra del Espíritu Santo, que hace presente a Jesucristo en los corazones de los jóvenes de cada época y les muestra así la grandeza de la vocación divina de todo ser humano. Hemos podido comprobar también cómo la gracia de Cristo derrumba los muros y franquea las fronteras que el pecado levanta entre los pueblos y las generaciones, para hacer de todos los hombres una sola familia que se reconoce unida en el único Padre común, y que cultiva con su trabajo y respeto todo lo que Él nos ha dado en la Creación.

Los jóvenes responden con diligencia cuando se les propone con sinceridad y verdad el encuentro con Jesucristo, único redentor de la humanidad. Ellos regresan ahora a sus casas como misioneros del Evangelio, «arraigados y cimentados en Cristo, firmes en la fe», y necesitarán ayuda en su camino. Encomiendo, pues, de modo particular a los Obispos, sacerdotes, religiosos y educadores cristianos, el cuidado de la juventud, que desea responder con ilusión a la llamada del Señor. No hay que desanimarse ante las contrariedades que, de diversos modos, se presentan en algunos países. Más fuerte que todas ellas es el anhelo de Dios, que el Creador ha puesto en el corazón de los jóvenes, y el poder de lo alto, que otorga fortaleza divina a los que siguen al Maestro y a los que buscan en Él alimento para la vida. No temáis presentar a los jóvenes el mensaje de Jesucristo en toda su integridad e invitarlos a los sacramentos, por los cuales nos hace partícipes de su propia vida.

Majestad, antes de volver a Roma, quisiera asegurar a los españoles que los tengo muy presentes en mi oración, rezando especialmente por los matrimonios y las familias que afrontan dificultades de diversa naturaleza, por los necesitados y enfermos, por los mayores y los niños, y también por los que no encuentran trabajo. Rezo igualmente por los jóvenes de España. Estoy convencido de que, animados por la fe en Cristo, aportarán lo mejor de sí mismos, para que este gran País afronte los desafíos de la hora presente y continúe avanzando por los caminos de la concordia, la solidaridad, la justicia y la libertad. Con estos deseos, confío a todos los hijos de esta noble tierra a la intercesión de la Virgen María, nuestra Madre del Cielo, y los bendigo con afecto. Que la alegría del Señor colme siempre vuestros corazones. Muchas gracias.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Encuentro con los voluntarios

 Queridos voluntarios

Al concluir los actos de esta inolvidable Jornada Mundial de la Juventud, he querido detenerme aquí, antes de regresar a Roma, para daros las gracias muy vivamente por vuestro inestimable servicio. Es un deber de justicia y una necesidad del corazón. Deber de justicia, porque, gracias a vuestra colaboración, los jóvenes peregrinos han podido encontrar una amable acogida y una ayuda en todas sus necesidades. Con vuestro servicio habéis dado a la Jornada Mundial el rostro de la amabilidad, la simpatía y la entrega a los demás.

Mi gratitud es también una necesidad del corazón, porque no solo habéis estado atentos a los peregrinos, sino también al Papa, a mi. En todos los actos en los que he participado, allí estabais vosotros: unos visiblemente y otros en un segundo plano, haciendo posible el orden requerido para que todo fuera bien. No puedo tampoco olvidar el esfuerzo de la preparación de estos días. Cuántos sacrificios, cuánto cariño. Todos, cada uno como sabía y podía, puntada a puntada, habéis ido tejiendo con vuestro trabajo y oración el maravillo cuadro multicolor de esta Jornada. Muchas gracias por vuestra dedicación. Os agradezco este gesto entrañable de amor.

Muchos de vosotros habéis debido renunciar a participar de un modo directo en los actos, al tener que ocuparos de otras tareas de la organización. Sin embargo, esa renuncia ha sido un modo hermoso y evangélico de participar en la Jornada: el de la entrega a los demás de la que habla Jesús. En cierto sentido, habéis hecho realidad las palabras del Señor: «Si uno quiere ser el primero, sea el último de todos y el servidor de todos» (Mc 9,35). Tengo la certeza de que esta experiencia como voluntarios os ha enriquecido a todos en vuestra vida cristiana, que es fundamentalmente un servicio de amor. El Señor trasformará vuestro cansancio acumulado, las preocupaciones y el agobio de muchos momentos en frutos de virtudes cristianas: paciencia, mansedumbre, alegría en el darse a los demás, disponibilidad para cumplir la voluntad de Dios. Amar es servir y el servicio acrecienta el amor. Pienso que es este uno de los frutos más bellos de vuestra contribución a la Jornada Mundial de la Juventud. Pero esta cosecha no la recogéis solo vosotros, sino la Iglesia entera que, como misterio de comunión, se enriquece con la aportación de cada uno de sus miembros.

Al volver ahora a vuestra vida ordinaria, os animo a que guardéis en vuestro corazón esta gozosa experiencia y a que crezcáis cada día más en la entrega de vosotros mismos a Dios y a los hombres. Es posible que en muchos de vosotros se haya despertado tímida o poderosamente una pregunta muy sencilla: ¿Qué quiere Dios de mí? ¿Cuál es su designio sobre mi vida? ¿Me llama Cristo a seguirlo más de cerca? ¿No podría yo gastar mi vida entera en la misión de anunciar al mundo la grandeza de su amor a través del sacerdocio, la vida consagrada o el matrimonio? Si ha surgido esa inquietud, dejaos llevar por el Señor y ofreceos como voluntarios al servicio de Aquel que «no ha venido a ser servido sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos» (Mc 10,45). Vuestra vida alcanzará una plenitud insospechada. Quizás alguno esté pensando: el Papa ha venido a darnos las gracias y se va pidiendo. Sí, así es. Ésta es la misión del Papa, Sucesor de Pedro. Y no olvidéis que Pedro, en su primera carta, recuerda a los cristianos el precio con que han sido rescatados: el de la sangre de Cristo (cf. 1P 1, 18-19). Quien valora su vida desde esta perspectiva sabe que al amor de Cristo solo se puede responder con amor, y eso es lo que os pide el Papa en esta despedida: que respondáis con amor a quien por amor se ha entregado por vosotros. Gracias de nuevo y que Dios vaya siempre con vosotros.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Vigilia en Cuatro Vientos


Queridos amigos:
Os saludo a todos, pero en particular a los jóvenes que me han formulado sus preguntas, y les agradezco la sinceridad con que han planteado sus inquietudes, que expresan en cierto modo el anhelo de todos vosotros por alcanzar algo grande en la vida, algo que os dé plenitud y felicidad.
Pero, ¿cómo puede un joven ser fiel a la fe cristiana y seguir aspirando a grandes ideales en la sociedad actual? En el evangelio que hemos escuchado, Jesús nos da una respuesta a esta importante cuestión: «Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor» (Jn 15, 9).

Sí, queridos amigos, Dios nos ama. Ésta es la gran verdad de nuestra vida y que da sentido a todo lo demás. No somos fruto de la casualidad o la irracionalidad, sino que en el origen de nuestra existencia hay un proyecto de amor de Dios. Permanecer en su amor significa entonces vivir arraigados en la fe, porque la fe no es la simple aceptación de unas verdades abstractas, sino una relación íntima con Cristo que nos lleva a abrir nuestro corazón a este misterio de amor y a vivir como personas que se saben amadas por Dios.

Si permanecéis en el amor de Cristo, arraigados en la fe, encontraréis, aun en medio de contrariedades y sufrimientos, la raíz del gozo y la alegría. La fe no se opone a vuestros ideales más altos, al contrario, los exalta y perfecciona. Queridos jóvenes, no os conforméis con menos que la Verdad y el Amor, no os conforméis con menos que Cristo.

Precisamente ahora, en que la cultura relativista dominante renuncia y desprecia la búsqueda de la verdad, que es la aspiración más alta del espíritu humano, debemos proponer con coraje y humildad el valor universal de Cristo, como salvador de todos los hombres y fuente de esperanza para nuestra vida. Él, que tomó sobre sí nuestras aflicciones, conoce bien el misterio del dolor humano y muestra su presencia amorosa en todos los que sufren. Estos, a su vez, unidos a la pasión de Cristo, participan muy de cerca en su obra de redención. Además, nuestra atención desinteresada a los enfermos y postergados, siempre será un testimonio humilde y callado del rostro compasivo de Dios.

Queridos amigos, que ninguna adversidad os paralice. No tengáis miedo al mundo, ni al futuro, ni a vuestra debilidad. El Señor os ha otorgado vivir en este momento de la historia, para que gracias a vuestra fe siga resonando su Nombre en toda la tierra.
En esta vigilia de oración, os invito a pedir a Dios que os ayude a descubrir vuestra vocación en la sociedad y en la Iglesia y a perseverar en ella con alegría y fidelidad. Vale la pena acoger en nuestro interior la llamada de Cristo y seguir con valentía y generosidad el camino que él nos proponga.

A muchos, el Señor los llama al matrimonio, en el que un hombre y una mujer, formando una sola carne (cf. Gn 2, 24), se realizan en una profunda vida de comunión. Es un horizonte luminoso y exigente a la vez. Un proyecto de amor verdadero que se renueva y ahonda cada día compartiendo alegrías y dificultades, y que se caracteriza por una entrega de la totalidad de la persona. Por eso, reconocer la belleza y bondad del matrimonio, significa ser conscientes de que solo un ámbito de fidelidad e indisolubilidad, así como de apertura al don divino de la vida, es el adecuado a la grandeza y dignidad del amor matrimonial.

A otros, en cambio, Cristo los llama a seguirlo más de cerca en el sacerdocio o en la vida consagrada. Qué hermoso es saber que Jesús te busca, se fija en ti y con su voz inconfundible te dice también a ti: «¡Sígueme!» (cf. Mc 2,14).

Queridos jóvenes, para descubrir y seguir fielmente la forma de vida a la que el Señor os llame a cada uno, es indispensable permanecer en su amor como amigos. Y, ¿cómo se mantiene la amistad si no es con el trato frecuente, la conversación, el estar juntos y el compartir ilusiones o pesares? Santa Teresa de Jesús decía que la oración es «tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama» (cf. Libro de la vida, 8).
Os invito, pues, a permanecer ahora en la adoración a Cristo, realmente presente en la Eucaristía. A dialogar con Él, a poner ante Él vuestras preguntas y a escucharlo. Queridos amigos, yo rezo por vosotros con toda el alma. Os suplico que recéis también por mí. Pidámosle al Señor en esta noche que, atraídos por la belleza de su amor, vivamos siempre fielmente como discípulos suyos. Amén.

Queridos amigos: Gracias por vuestra alegría y resistencia. Vuestra fuerza es mayor que la lluvia. Gracias. El Señor con la lluvia nos ha mandado muchas bendiciones. También con esto sois un ejemplo.

Queridos jóvenes:
Hemos vivido una aventura juntos. Firmes en la fe en Cristo habéis resistido la lluvia. Antes de marcharme, deseo daros las buenas noches a todos. Que descanséis bien. Gracias por el sacrificio que estáis haciendo y que no dudo ofreceréis generosamente al Señor. Nos vemos mañana, si Dios quiere, en la celebración eucarística. Os espero a todos. Os doy las gracias por el maravilloso ejemplo que habéis dado. Igual que esta noche, con Cristo podréis siempre afrontar las pruebas de la vida. No lo olvidéis. Gracias a todos.


viernes, 9 de septiembre de 2011

Visita a la fundación instituto San José

Señor Cardenal Arzobispo de Madrid,
Queridos hermanos en el Episcopado,
Queridos sacerdotes y religiosos de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios,
Distinguidas Autoridades,
Queridos jóvenes, familiares y voluntarios aquí presentes


Gracias de corazón por el amable saludo y la cordial acogida que me habéis dispensado.

Esta noche, antes de la vigilia de oración con los jóvenes de todo el mundo que han venido a Madrid para participar en esta Jornada Mundial de la Juventud, tenemos ocasión de pasar algunos momentos juntos y así poder manifestaros la cercanía y el aprecio del Papa por cada uno de vosotros, por vuestras familias y por todas las personas que os acompañan y cuidan en esta Fundación del Instituto San José.

La juventud, lo hemos recordado otras veces, es la edad en la que la vida se desvela a la persona con toda la riqueza y plenitud de sus potencialidades, impulsando la búsqueda de metas más altas que den sentido a la misma. Por eso, cuando el dolor aparece en el horizonte de una vida joven, quedamos desconcertados y quizá nos preguntemos: ¿Puede seguir siendo grande la vida cuando irrumpe en ella el sufrimiento? A este respecto, en mi encíclica sobre la esperanza cristiana, decía: “La grandeza de la humanidad está determinada esencialmente por su relación con el sufrimiento y con el que sufre (…). Una sociedad que no logra aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión a que el sufrimiento sea compartido y sobrellevado también interiormente, es una sociedad cruel e inhumana” (Spe salvi, 38). Estas palabras reflejan una larga tradición de humanidad que brota del ofrecimiento que Cristo hace de sí mismo en la Cruz por nosotros y por nuestra redención. Jesús y, siguiendo sus huellas, su Madre Dolorosa y los santos son los testigos que nos enseñan a vivir el drama del sufrimiento para nuestro bien y la salvación del mundo.

Estos testigos nos hablan, ante todo, de la dignidad de cada vida humana, creada a imagen de Dios. Ninguna aflicción es capaz de borrar esta impronta divina grabada en lo más profundo del hombre. Y no solo: desde que el Hijo de Dios quiso abrazar libremente el dolor y la muerte, la imagen de Dios se nos ofrece también en el rostro de quien padece. Esta especial predilección del Señor por el que sufre nos lleva a mirar al otro con ojos limpios, para darle, además de las cosas externas que precisa, la mirada de amor que necesita. Pero esto únicamente es posible realizarlo como fruto de un encuentro personal con Cristo. De ello sois muy conscientes vosotros, religiosos, familiares, profesionales de la salud y voluntarios que vivís y trabajáis cotidianamente con estos jóvenes. Vuestra vida y dedicación proclaman la grandeza a la que está llamado el hombre: compadecerse y acompañar por amor a quien sufre, como ha hecho Dios mismo. Y en vuestra hermosa labor resuenan también las palabras evangélicas: “Cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis” (Mt 25, 40).

Por otro lado, vosotros sois también testigos del bien inmenso que constituye la vida de estos jóvenes para quien está a su lado y para la humanidad entera. De manera misteriosa pero muy real, su presencia suscita en nuestros corazones, frecuentemente endurecidos, una ternura que nos abre a la salvación. Ciertamente, la vida de estos jóvenes cambia el corazón de los hombres y, por ello, estamos agradecidos al Señor por haberlos conocido.

Queridos amigos, nuestra sociedad, en la que demasiado a menudo se pone en duda la dignidad inestimable de la vida, de cada vida, os necesita: vosotros contribuís decididamente a edificar la civilización del amor. Más aún, sois protagonistas de esta civilización. Y como hijos de la Iglesia ofrecéis al Señor vuestras vidas, con sus penas y sus alegrías, colaborando con Él y entrando “a formar parte de algún modo del tesoro de compasión que necesita el género humano” (Spe salvi, 40).

Con afecto entrañable, y por intercesión de San José, de San Juan de Dios y de San Benito Menni, os encomiendo de todo corazón a Dios nuestro Señor: que Él sea vuestra fuerza y vuestro premio. De su amor sea signo la Bendición Apostólica que os imparto a vosotros y a todos vuestros familiares y amigos. Muchas gracias.

martes, 6 de septiembre de 2011

Via Crucis con los jóvenes

Queridos jóvenes:

Con piedad y fervor hemos celebrado este Vía Crucis, acompañando a Cristo en su Pasión y Muerte. Los comentarios de las Hermanitas de la Cruz, que sirven a los más pobres y menesterosos, nos han facilitado adentrarnos en el misterio de la Cruz gloriosa de Cristo, que contiene la verdadera sabiduría de Dios, la que juzga al mundo y a los que se creen sabios (cf. 1 Co 1,17-19). También nos ha ayudado en este itinerario hacia el Calvario la contemplación de estas extraordinarias imágenes del patrimonio religioso de las diócesis españolas. Son imágenes donde la fe y el arte se armonizan para llegar al corazón del hombre e invitarle a la conversión. Cuando la mirada de la fe es limpia y auténtica, la belleza se pone a su servicio y es capaz de representar los misterios de nuestra salvación hasta conmovernos profundamente y transformar nuestro corazón, como sucedió a Santa Teresa de Jesús al contemplar una imagen de Cristo muy llagado (cf. Libro de la vida, 9,1).

Mientras avanzábamos con Jesús, hasta llegar a la cima de su entrega en el Calvario, nos venían a la mente las palabras de san Pablo: «Cristo me amó y se entregó por mí» (Gál 2,20). Ante un amor tan desinteresado, llenos de estupor y gratitud, nos preguntamos ahora: ¿Qué haremos nosotros por él? ¿Qué respuesta le daremos? San Juan lo dice claramente: «En esto hemos conocido el amor: en que él dio su vida por nosotros. También nosotros debemos dar nuestra vida por los hermanos» (1 Jn 3,16). La pasión de Cristo nos impulsa a cargar sobre nuestros hombros el sufrimiento del mundo, con la certeza de que Dios no es alguien distante o lejano del hombre y sus vicisitudes. Al contrario, se hizo uno de nosotros «para poder compadecer Él mismo con el hombre, de modo muy real, en carne y sangre… Por eso, en cada pena humana ha entrado uno que comparte el sufrir y padecer; de ahí se difunde en cada sufrimiento la con-solatio, el consuelo del amor participado de Dios y así aparece la estrella de la esperanza» (Spe salvi, 39).

Queridos jóvenes, que el amor de Cristo por nosotros aumente vuestra alegría y os aliente a estar cerca de los menos favorecidos. Vosotros, que sois muy sensibles a la idea de compartir la vida con los demás, no paséis de largo ante el sufrimiento humano, donde Dios os espera para que entreguéis lo mejor de vosotros mismos: vuestra capacidad de amar y de compadecer. Las diversas formas de sufrimiento que, a lo largo del Vía Crucis, han desfilado ante nuestros ojos son llamadas del Señor para edificar nuestras vidas siguiendo sus huellas y hacer de nosotros signos de su consuelo y salvación. «Sufrir con el otro, por los otros, sufrir por amor de la verdad y de la justicia; sufrir a causa del amor y con el fin de convertirse en una persona que ama realmente, son elementos fundamentales de la humanidad, cuya pérdida destruiría al hombre mismo» (ibid.). 

Que sepamos acoger estas lecciones y llevarlas a la práctica. Miremos para ello a Cristo, colgado en el áspero madero, y pidámosle que nos enseñe esta sabiduría misteriosa de la cruz, gracias a la cual el hombre vive. La cruz no fue el desenlace de un fracaso, sino el modo de expresar la entrega amorosa que llega hasta la donación más inmensa de la propia vida. El Padre quiso amar a los hombres en el abrazo de su Hijo crucificado por amor. La cruz en su forma y significado representa ese amor del Padre y de Cristo a los hombres. En ella reconocemos el icono del amor supremo, en donde aprendemos a amar lo que Dios ama y como Él lo hace: esta es la Buena Noticia que devuelve la esperanza al mundo. 

Volvamos ahora nuestros ojos a la Virgen María, que en el Calvario nos fue entregada como Madre, y supliquémosle que nos sostenga con su amorosa protección en el camino de la vida, en particular cuando pasemos por la noche del dolor, para que alcancemos a mantenernos como Ella firmes al pie de la cruz. Muchas gracias.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Encuentro con profesores universitarios jóvenes

Queridos Profesores y Profesoras,
Distinguidas Autoridades,
Amigos todos


Esperaba con ilusión este encuentro con vosotros, jóvenes profesores de las universidades españolas, que prestáis una espléndida colaboración en la difusión de la verdad, en circunstancias no siempre fáciles. Os saludo cordialmente y agradezco las amables palabras de bienvenida, así como la música interpretada, que ha resonado de forma maravillosa en este monasterio de gran belleza artística, testimonio elocuente durante siglos de una vida de oración y estudio. En este emblemático lugar, razón y fe se han fundido armónicamente en la austera piedra para modelar uno de los monumentos más renombrados de España.

Saludo también con particular afecto a aquellos que en estos días habéis participado en Ávila en el Congreso Mundial de Universidades Católicas, bajo el lema: “Identidad y misión de la Universidad Católica”.

Al estar entre vosotros, me vienen a la mente mis primeros pasos como profesor en la Universidad de Bonn. Cuando todavía se apreciaban las heridas de la guerra y eran muchas las carencias materiales, todo lo suplía la ilusión por una actividad apasionante, el trato con colegas de las diversas disciplinas y el deseo de responder a las inquietudes últimas y fundamentales de los alumnos. Esta “universitas” que entonces viví, de profesores y estudiantes que buscan juntos la verdad en todos los saberes, o como diría Alfonso X el Sabio, ese “ayuntamiento de maestros y escolares con voluntad y entendimiento de aprender los saberes” (Siete Partidas, partida II, tít. XXXI), clarifica el sentido y hasta la definición de la Universidad.
En el lema de la presente Jornada Mundial de la Juventud: “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe” (cf. Col 2, 7), podéis también encontrar luz para comprender mejor vuestro ser y quehacer. En este sentido, y como ya escribí en el Mensaje a los jóvenes como preparación para estos días, los términos “arraigados, edificados y firmes” apuntan a fundamentos sólidos para la vida (cf. n. 2).

Pero, ¿dónde encontrarán los jóvenes esos puntos de referencia en una sociedad quebradiza e inestable? A veces se piensa que la misión de un profesor universitario sea hoy exclusivamente la de formar profesionales competentes y eficaces que satisfagan la demanda laboral en cada preciso momento. También se dice que lo único que se debe privilegiar en la presente coyuntura es la mera capacitación técnica. Ciertamente, cunde en la actualidad esa visión utilitarista de la educación, también la universitaria, difundida especialmente desde ámbitos extrauniversitarios. Sin embargo, vosotros que habéis vivido como yo la Universidad, y que la vivís ahora como docentes, sentís sin duda el anhelo de algo más elevadoque corresponda a todas las dimensiones que constituyen al hombre. Sabemos que cuando la sola utilidad y el pragmatismo inmediato se erigen como criterio principal, las pérdidas pueden ser dramáticas: desde los abusos de una ciencia sin límites, más allá de ella misma, hasta el totalitarismo político que se aviva fácilmente cuando se elimina toda referencia superior al mero cálculo de poder. En cambio, la genuina idea de Universidad es precisamente lo que nos preserva de esa visión reduccionista y sesgada de lo humano. 

En efecto, la Universidad ha sido, y está llamada a ser siempre, la casa donde se busca la verdad propia de la persona humana. Por ello, no es casualidad que fuera la Iglesia quien promoviera la institución universitaria, pues la fe cristiana nos habla de Cristo como el Logos por quien todo fue hecho (cf. Jn 1,3), y del ser humano creado a imagen y semejanza de Dios. Esta buena noticia descubre una racionalidad en todo lo creado y contempla al hombre como una criatura que participa y puede llegar a reconocer esa racionalidad. La Universidad encarna, pues, un ideal que no debe desvirtuarse ni por ideologías cerradas al diálogo racional, ni por servilismos a una lógica utilitarista de simple mercado, que ve al hombre como mero consumidor.

He ahí vuestra importante y vital misión. Sois vosotros quienes tenéis el honor y la responsabilidad de transmitir ese ideal universitario: un ideal que habéis recibido de vuestros mayores, muchos de ellos humildes seguidores del Evangelio y que en cuanto tales se han convertido en gigantes del espíritu. Debemos sentirnos sus continuadores en una historia bien distinta de la suya, pero en la que las cuestiones esenciales del ser humano siguen reclamando nuestra atención e impulsándonos hacia adelante. Con ellos nos sentimos unidos a esa cadena de hombres y mujeres que se han entregado a proponer y acreditar la fe ante la inteligencia de los hombres. Y el modo de hacerlo no solo es enseñarlo, sino vivirlo, encarnarlo, como también el Logos se encarnó para poner su morada entre nosotros. En este sentido, los jóvenes necesitan auténticos maestros; personas abiertas a la verdad total en las diferentes ramas del saber, sabiendo escuchar y viviendo en su propio interior ese diálogo interdisciplinar; personas convencidas, sobre todo, de la capacidad humana de avanzar en el camino hacia la verdad. La juventud es tiempo privilegiado para la búsqueda y el encuentro con la verdad. Como ya dijo Platón: “Busca la verdad mientras eres joven, pues si no lo haces, después se te escapará de entre las manos” (Parménides, 135d). Esta alta aspiración es la más valiosa que podéis transmitir personal y vitalmente a vuestros estudiantes, y no simplemente unas técnicas instrumentales y anónimas, o unos datos fríos, usados sólo funcionalmente.

Por tanto, os animo encarecidamente a no perder nunca dicha sensibilidad e ilusión por la verdad; a no olvidar que la enseñanza no es una escueta comunicación de contenidos, sino una formación de jóvenes a quienes habéis de comprender y querer, en quienes debéis suscitar esa sed de verdad que poseen en lo profundo y ese afán de superación. Sed para ellos estímulo y fortaleza.

Para esto, es preciso tener en cuenta, en primer lugar, que el camino hacia la verdad completa compromete también al ser humano por entero: es un camino de la inteligencia y del amor, de la razón y de la fe. No podemos avanzar en el conocimiento de algo si no nos mueve el amor; ni tampoco amar algo en lo que no vemos racionalidad: pues “no existe la inteligencia y después el amor: existe el amor rico en inteligencia y la inteligencia llena de amor” (Caritas in veritate, n. 30). Si verdad y bien están unidos, también lo están conocimiento y amor. De esta unidad deriva la coherencia de vida y pensamiento, la ejemplaridad que se exige a todo buen educador.

En segundo lugar, hay que considerar que la verdad misma siempre va a estar más allá de nuestro alcance. Podemos buscarla y acercarnos a ella, pero no podemos poseerla del todo: más bien, es ella la que nos posee a nosotros y la que nos motiva. En el ejercicio intelectual y docente, la humildad es asimismo una virtud indispensable, que protege de la vanidad que cierra el acceso a la verdad. No debemos atraer a los estudiantes a nosotros mismos, sino encaminarlos hacia esa verdad que todos buscamos. A esto os ayudará el Señor, que os propone ser sencillos y eficaces como la sal, o como la lámpara, que da luz sin hacer ruido (cf. Mt 5,13-15).

Todo esto nos invita a volver siempre la mirada a Cristo, en cuyo rostro resplandece la Verdad que nos ilumina, pero que también es el Camino que lleva a la plenitud perdurable, siendo Caminante junto a nosotros y sosteniéndonos con su amor. Arraigados en Él, seréis buenos guías de nuestros jóvenes. Con esa esperanza, os pongo bajo el amparo de la Virgen María, Trono de la Sabiduría, para que Ella os haga colaboradores de su Hijo con una vida colmada de sentido para vosotros mismos y fecunda en frutos, tanto de conocimiento como de fe, para vuestros alumnos. Muchas gracias.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Discurso en el encuentro con religiosas

Queridas jóvenes religiosas:

Dentro de la Jornada Mundial de la Juventud que estamos celebrando en Madrid, es un gozo grande poder encontrarme con vosotras, que habéis consagrado vuestra juventud al Señor, y os doy las gracias por el amable saludo que me habéis dirigido. Agradezco al Señor Cardenal Arzobispo de Madrid que haya previsto este encuentro en un marco tan evocador como es el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Si su célebre Biblioteca custodia importantes ediciones de la Sagrada Escritura y de Reglas monásticas de varias familias religiosas, vuestra vida de fidelidad a la llamada recibida es también una preciosa manera de guardar la Palabra del Señor que resuena en vuestras formas de espiritualidad.

Queridas hermanas, cada carisma es una palabra evangélica que el Espíritu Santo recuerda a su Iglesia (cf. Jn 14, 26). No en vano, la Vida Consagrada «nace de la escucha de la Palabra de Dios y acoge el Evangelio como su norma de vida. En este sentido, el vivir siguiendo a Cristo casto, pobre y obediente, se convierte en “exégesis” viva de la Palabra de Dios... De ella ha brotado cada carisma y de ella quiere ser expresión cada regla, dando origen a itinerarios de vida cristiana marcados por la radicalidad evangélica» (Exh. apostólica Verbum Domini, 83).
La radicalidad evangélica es estar “arraigados y edificados en Cristo, y firmes en la fe” (cf. Col, 2,7), que en la Vida Consagrada significa ir a la raíz del amor a Jesucristo con un corazón indiviso, sin anteponer nada a ese amor (cf. San Benito, Regla, IV, 21), con una pertenencia esponsal como la han vivido los santos, al estilo de Rosa de Lima y Rafael Arnáiz, jóvenes patronos de esta Jornada Mundial de la Juventud. El encuentro personal con Cristo que nutre vuestra consagración debe testimoniarse con toda su fuerza transformadora en vuestras vidas; y cobra una especial relevancia hoy, cuando «se constata una especie de “eclipse de Dios”, una cierta amnesia, más aún, un verdadero rechazo del cristianismo y una negación del tesoro de la fe recibida, con el riesgo de perder aquello que más profundamente nos caracteriza» (Mensaje para la XXVI Jornada Mundial de la Juventud 2011, 1).Frente al relativismo y la mediocridad, surge la necesidad de esta radicalidad que testimonia la consagración como una pertenencia a Dios sumamente amado.

Dicha radicalidad evangélica de la Vida Consagrada se expresa en la comunión filial con la Iglesia, hogar de los hijos de Dios que Cristo ha edificado. La comunión con los Pastores, que en nombre del Señor proponen el depósito de la fe recibido a través de los Apóstoles, del Magisterio de la Iglesia y de la tradición cristiana. La comunión con vuestra familia religiosa, custodiando su genuino patrimonio espiritual con gratitud, y apreciando también los otros carismas. La comunión con otros miembros de la Iglesia como los laicos, llamados a testimoniar desde su vocación específica el mismo evangelio del Señor.
Finalmente, la radicalidad evangélica se expresa en la misión que Dios ha querido confiaros. Desde la vida contemplativa que acoge en sus claustros la Palabra de Dios en silencio elocuente y adora su belleza en la soledad por Él habitada, hasta los diversos caminos de vida apostólica, en cuyos surcos germina la semilla evangélica en la educación de niños y jóvenes, el cuidado de los enfermos y ancianos, el acompañamiento de las familias, el compromiso a favor de la vida, el testimonio de la verdad, el anuncio de la paz y la caridad, la labor misionera y la nueva evangelización, y tantos otros campos del apostolado eclesial.

Queridas hermanas, este es el testimonio de la santidad a la que Dios os llama, siguiendo muy de cerca y sin condiciones a Jesucristo en la consagración, la comunión y la misión. La Iglesia necesita de vuestra fidelidad joven arraigada y edificada en Cristo. Gracias por vuestro “sí” generoso, total y perpetuo a la llamada del Amado. Que la Virgen María sostenga y acompañe vuestra juventud consagrada, con el vivo deseo de que interpele, aliente e ilumine a todos los jóvenes.

Con estos sentimientos, pido a Dios que recompense copiosamente la generosa contribución de la Vida Consagrada a esta Jornada Mundial de la Juventud, y en su nombre os bendigo de todo corazón. Muchas gracias.

lunes, 29 de agosto de 2011

Discurso en Cibeles


Queridos amigos:

Agradezco las cariñosas palabras que me han dirigido los jóvenes representantes de los cinco continentes. Y saludo con afecto a todos los que estáis aquí congregados, jóvenes de Oceanía, África, América, Asia y Europa; y también a los que no pudieron venir. Siempre os tengo muy presentes y rezo por vosotros. Dios me ha concedido la gracia de poder veros y oíros más de cerca, y de ponernos juntos a la escucha de su Palabra. 

En la lectura que se ha proclamado antes, hemos oído un pasaje del Evangelio en que se habla de acoger las palabras de Jesús y de ponerlas en práctica. Hay palabras que solamente sirven para entretener, y pasan como el viento; otras instruyen la mente en algunos aspectos; las de Jesús, en cambio, han de llegar al corazón, arraigar en él y fraguar toda la vida. Sin esto, se quedan vacías y se vuelven efímeras. No nos acercan a Él. Y, de este modo, Cristo sigue siendo lejano, como una voz entre otras muchas que nos rodean y a las que estamos tan acostumbrados. El Maestro que habla, además, no enseña lo que ha aprendido de otros, sino lo que Él mismo es, el único que conoce de verdad el camino del hombre hacia Dios, porque es Él quien lo ha abierto para nosotros, lo ha creado para que podamos alcanzar la vida auténtica, la que siempre vale la pena vivir en toda circunstancia y que ni siquiera la muerte puede destruir. El Evangelio prosigue explicando estas cosas con la sugestiva imagen de quien construye sobre roca firme, resistente a las embestidas de las adversidades, contrariamente a quien edifica sobre arena, tal vez en un paraje paradisíaco, podríamos decir hoy, pero que se desmorona con el primer azote de los vientos y se convierte en ruinas.

Queridos jóvenes, escuchad de verdad las palabras del Señor para que sean en vosotros «espíritu y vida» (Jn 6,63), raíces que alimentan vuestro ser, pautas de conducta que nos asemejen a la persona de Cristo, siendo pobres de espíritu, hambrientos de justicia, misericordiosos, limpios de corazón, amantes de la paz. Hacedlo cada día con frecuencia, como se hace con el único Amigo que no defrauda y con el que queremos compartir el camino de la vida. Bien sabéis que, cuando no se camina al lado de Cristo, que nos guía, nos dispersamos por otras sendas, como la de nuestros propios impulsos ciegos y egoístas, la de propuestas halagadoras pero interesadas, engañosas y volubles, que dejan el vacío y la frustración tras de sí. 

Aprovechad estos días para conocer mejor a Cristo y cercioraros de que, enraizados en Él, vuestro entusiasmo y alegría, vuestros deseos de ir a más, de llegar a lo más alto, hasta Dios, tienen siempre futuro cierto, porque la vida en plenitud ya se ha aposentado dentro de vuestro ser. Hacedla crecer con la gracia divina, generosamente y sin mediocridad, planteándoos seriamente la meta de la santidad. Y, ante nuestras flaquezas, que a veces nos abruman, contamos también con la misericordia del Señor, siempre dispuesto a darnos de nuevo la mano y que nos ofrece el perdón en el sacramento de la Penitencia.

Al edificar sobre la roca firme, no solamente vuestra vida será sólida y estable, sino que contribuirá a proyectar la luz de Cristo sobre vuestros coetáneos y sobre toda la humanidad, mostrando una alternativa válida a tantos como se han venido abajo en la vida, porque los fundamentos de su existencia eran inconsistentes. A tantos que se contentan con seguir las corrientes de moda, se cobijan en el interés inmediato, olvidando la justicia verdadera, o se refugian en pareceres propios en vez de buscar la verdad sin adjetivos. 

Sí, hay muchos que, creyéndose dioses, piensan no tener necesidad de más raíces ni cimientos que ellos mismos. Desearían decidir por sí solos lo que es verdad o no, lo que es bueno o malo, lo justo o lo injusto; decidir quién es digno de vivir o puede ser sacrificado en aras de otras preferencias; dar en cada instante un paso al azar, sin rumbo fijo, dejándose llevar por el impulso de cada momento. Estas tentaciones siempre están al acecho. Es importante no sucumbir a ellas, porque, en realidad, conducen a algo tan evanescente como una existencia sin horizontes, una libertad sin Dios. Nosotros, en cambio, sabemos bien que hemos sido creados libres, a imagen de Dios, precisamente para que seamos protagonistas de la búsqueda de la verdad y del bien, responsables de nuestras acciones, y no meros ejecutores ciegos, colaboradores creativos en la tarea de cultivar y embellecer la obra de la creación. Dios quiere un interlocutor responsable, alguien que pueda dialogar con Él y amarle. Por Cristo lo podemos conseguir verdaderamente y, arraigados en Él, damos alas a nuestra libertad. ¿No es este el gran motivo de nuestra alegría? ¿No es este un suelo firme para edificar la civilización del amor y de la vida, capaz de humanizar a todo hombre?

Queridos amigos: sed prudentes y sabios, edificad vuestras vidas sobre el cimiento firme que es Cristo. Esta sabiduría y prudencia guiará vuestros pasos, nada os hará temblar y en vuestro corazón reinará la paz. Entonces seréis bienaventurados, dichosos, y vuestra alegría contagiará a los demás. Se preguntarán por el secreto de vuestra vida y descubrirán que la roca que sostiene todo el edificio y sobre la que se asienta toda vuestra existencia es la persona misma de Cristo, vuestro amigo, hermano y Señor, el Hijo de Dios hecho hombre, que da consistencia a todo el universo. Él murió por nosotros y resucitó para que tuviéramos vida, y ahora, desde el trono del Padre, sigue vivo y cercano a todos los hombres, velando continuamente con amor por cada uno de nosotros.

Encomiendo los frutos de esta Jornada Mundial de la Juventud a la Santísima Virgen María, que supo decir «sí» a la voluntad de Dios, y nos enseña como nadie la fidelidad a su divino Hijo, al que siguió hasta su muerte en la cruz. Meditaremos todo esto más detenidamente en las diversas estaciones del Via crucis. Y pidamos que, como Ella, nuestro «sí» de hoy a Cristo sea también un «sí» incondicional a su amistad, al final de esta Jornada y durante toda nuestra vida. Muchas gracias.

sábado, 20 de agosto de 2011

Cuatro Vientos

El Papa llegará al aeródromo de Cuatro Vientos, y comenzará la adoración eucarística. Los participantes en la JMJ pasaremos la noche en el aeródromo. Para quien lo desee, habrá varias carpas donde se podrá adorar al Santísimo Sacramento.


09:30 Misa de clausura de la JMJ
El Papa concelebrará la Misa con millares de obispos y sacerdotes, y se dirigirá a los jóvenes y menos jóvenes presentes, para enviarles al mundo a testimoniar su fe, como hizo el Señor con sus Apóstoles. Al final de la Misa conclusiva, el Santo Padre anunciará el lugar donde se celebrará la siguiente edición de la Jornada Mundial de la Juventud.
 
17:30 Encuentro del Papa con voluntarios
Benedicto XVI tendrá un breve encuentro con los voluntarios de la JMJ en el recinto ferial IFEMA.

viernes, 19 de agosto de 2011

Via Crucis

En cada estación del Via Crucis estará un paso de la Semana Santa española, que represente la escena. Vienen de distintos puntos de la península. Los pasos se ubicarán entre la plaza de Cólon, de donde partirá el Via Crucis, el Paseo de Recoletos y la plaza de Cibeles, donde finalizará el acto. Aquí tenéis las tres primeras:

Ultima_cena_61ª Estacion
Nombre: 
"La Ultima cena"
Cofradía:
Ntro.Padre Jesús Nazareno Murcia.
Procedencia: Murcia
Autor: Francisco Salzillo
Año: 1763


Beso_de_Judas_2
2ª Estacion
Nombre: "El beso de Judas"
Cofradía:
Hermandad del Prendimiento Málaga
Procedencia: Málaga
Autor: Antonio Castillo Lastrucci
Año: 1961


Negaciones_8
3ª Estacion
Nombre: "Negaciones de San Pedro"
Cofradía: Hermandad de Nuestro Padre Jesús en "El prendimiento"
Procedencia:
Orihuela (Alicante)
Autor:
Federico Coullaut-Varela,
Año: 1947

jueves, 18 de agosto de 2011

Llega el Papa!

12:00
Llegada del Papa al aeropuerto de Barajas
Ceremonia de bienvenida en el Pabellón de Estado

12:40
Entrada del Papa en Madrid
Recorrido de entrada a la ciudad en Papamóvil y llegada a la Nunciatura

19:30
Acto de bienvenida de los jóvenes en Cibeles
En la plaza de la Independencia cruzará la Puerta de Alcalá con jóvenes de los cinco continentes. Tras este acto, subirá al Papamóvil, que lo trasladará hasta la plaza de Cibeles.

21:30
Una luz a la noche
Tras recibir al Papa en Cibeles, doce imágenens de la Virgen de todo el mundo estarán en las calles de Madrid para que los jóvenes peregrinos las visiten, canten y recen. 

martes, 16 de agosto de 2011

Programa para el día 16 de Agosto

Programa Cultural
A lo largo de todo el día se celebrarán diversas actividades del Programa Cultural de la JMJ, cuando no coincidan con los actos principales de la JMJ. Este plan incluye conciertos, exposiciones, muestras, visitas guiadas a museos, obras de teatro, y un largo etcétera. El programa se dará a conocer más adelante, cuando se cierren todas las propuestas recibidas.

08:00
Llegada a Madrid
Desde primera hora de la mañana, los peregrinos y grupos inscritos en la JMJ podrán recoger sus acreditaciones y mochilas en los lugares indicados por la organización.

20:00
Misa de Inauguración
La Jornada Mundial inicia a las 20:00h con una Misa en la plaza de la Cibeles de Madrid, presidida por el arzobispo de Madrid y concelebrada por los obispos y sacerdotes que participan en la JMJ

lunes, 15 de agosto de 2011

Encuentro iCat


Desde hace más de 2 años se ha establecido una red social de cientos de miles de personas en torno a la Jornada Mundial de la Juventud 2011. El encuentro de redes “iCat” pretende ser un encuentro de todos aquellos que participamos en las redes sociales. El objetivo es ser un punto de encuentro de experiencias personales sobre el modo en que los católicos viven su fe en la red.
Nuestro objetivo es también abrir el debate sobre la presencia de la fe en las redes sociales, una nueva forma de vivir la fe y de evangelizar, que permite también llegar a un encuentro personal con tus amigos.

¿Dónde y cuándo?
El encuentro de redes “iCat” será el viernes 19 de agosto en el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid, un lugar con aforo para 9.000 personas, desde las 14.00h hasta las 15.30h. (el mapa como llegar: AVENIDA FELIPE II, S/N, 28009 Madrid, España).

Inscríbite!

viernes, 12 de agosto de 2011

Gracias a la JMJ encontró la fe

“Conozco jóvenes no cristianos que en una JMJ descubrieron qué es la fe vivida”

Opus Dei - Rina asistió a la JMJ de Colonia en 2005Comentas que la JMJ de Colonia fue decisiva en tu vida…
Me quedé impresionada. No era practicante entonces, pero tuve curiosidad sobre el nuevo Papa Benedicto XVI. Llegué a Colonia y… ver tanta gente de distintas razas y países, con distintos modos de vivir la fe... me hizo reflexionar acerca de qué es exactamente la fe y en qué creemos los católicos. Recuerdo que fui sola, como voluntaria, lo pasé muy bien y volví con una nueva apreciación de qué es la fe vivida.

¿Qué te animó a ir a Colonia?

La verdad es que me dejé llevar un poco por la muerte de Juan Pablo II y la elección del nuevo papa Benedicto XVI. Como no era especialmente practicante, tenía curiosidad sobre el nuevo papa y la institución de la Iglesia. Me preguntaba cómo es posible que un papa tan anciano y enfermo y –según algunos– retrógrado en sus ideas, muy lejos del ideal del mundo, atrajera a tanta gente joven a homenajearle en los días de su muerte. Y cómo es posible que la Iglesia que lloró tanto en aquellos días, se alegró de una manera tan visible cuando el nuevo papa fue elegido sólo unos días después. ¿Qué, o quien, hay detrás? Eso es lo que me animó a ir a Colonia.

¿Qué significa para ti un acto religioso de esta envergadura?

Para mí es un acontecimiento de gran alcance que puede mostrar a todo el mundo –creyentes o no– el aspecto de alegría y unidad de la cristiandad. Suelo oír los argumentos de que la Iglesia Católica es retrógrada, que solo cierto 'tipo' de gente cree... pero en actos como la JMJ, vemos que la Iglesia es diversa, que sus fieles proceden de partes muy distintas, que afirma la universalidad de la fe. Puedo mostrar quién soy y dar testimonio a los demás de esa riqueza.
Opus Dei - Es voluntaria de la JMJ y cursa un master en la Universidad de Navarra¿Recomendarías a todos los jóvenes asistir a un acto como éste?
Sin duda. Aquella JMJ me enriqueció, me ha ayudado a conocer mejor mi propia fe. Conozco algunos jóvenes no cristianos que han ido a una JMJ y les sirvió para descubrir qué es la fe vivida. Un evento mundial con dos millones de personas, donde se van a tratar tantos temas y va a haber un gran intercambio cultural, es una experiencia que no se pueden perder porque les va a enriquecer.

¿Qué valores se promueven en la JMJ?

La unidad en la misma fe, en buscar lo esencial –que es Cristo– a pesar de las diferencias que puede haber por los distintos matices, culturas, tradiciones e idiosincrasias. También la universalidad: es impresionante ver gente tan distinta con algo tan en común. Y por último, que la Iglesia está viva y la hacemos entre todos.

jueves, 11 de agosto de 2011

WYD Goodbye Event

Jueves 11, 9.30 -Museo Thyssen- Bornemisza  (Museo,  Paseo del Prado 8 ) visita del Cardenal Rouco y la Baronesa Thyssen a la exposición Encuentros. Escenas religiosas de los siglos XIV al XVIII en las colecciones del Museo Thyssen-Bornemisza, organizada con motivo de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud 2011.

Jueves 11, 13.30- Rueda de prensa partido GRACIAS! Los maestros de ceremonias serán Paulo Futre y Paco Buyo, dos jugadores que han marcado una época en el Atlético y en el Real Madrid respectivamente. Junto a ellos y como entrenadores de los dos equipos que formarán en el partido asistirán Bernd Schuster y Vicente Miera. Además durante el acto estarán presentes por parte del Atlético de Madrid José Luis Pérez Caminero, director deportivo, y Gregorio Manzano, entrenador del primer equipo. Ambos han querido apoyar desde el primer momento esta iniciativa promovida por la JMJ y la Fundación del club rojiblanco.


Viernes 12, 10.00- Montaje de actividades JMJ en el parque del RETIRO y además inauguración Exposición Fotográfica de Ayuda a la Iglesia necesitada "Cristianos Perseguidos" en la parroquia de San Jerónimo el Real (C/ Moreto, 4)

jueves, 4 de agosto de 2011

Una historia entre otras

En Madrid te esperan miles de familias que te abrirán de par en par las puertas de sus hogares! Hoy te presentamos a Victoria, una estudiante de 23 años, que acaba de terminar psicología y que junto con su familia, no dudaron en acoger a peregrinos durante la Jornada Mundial de la Juventud! Es una de las 'muchas pequeñas grandes historias JMJ'!


lunes, 1 de agosto de 2011

También para los no creyentes

Soledad Maldonado es una joven de 22 años, estudiante de Periodismo y Filosofía en la Universidad de Navarra. Y es voluntaria de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Hasta aquí todo normal, como muchos jóvenes. Lo sorprendente es que Soledad, o Sole, como ella misma firma la entrevista –que me envía por correo electrónico, porque está en Londres–, es agnóstica. Lo explica: “No me gusta llamarme atea, prefiero decir que soy agnóstica, porque no niego la existencia de Dios. No puedo afirmar ni negar absolutamente su existencia o no existencia”.

A pesar de esto, decidió enrolarse en el grupo de voluntarios de la JMJ –animada por un buen amigo– porque un evento así le permitiría adquirir experiencia profesional, “aprender mucho de comunicación”. “Y he aprendido, pero la enseñanza personal también ha sido enorme”.

Sorprenden sus respuestas: profundas, sinceras… Y aunque la letra escrita es más fría que una conversación, consigue romper la barrera y transmitir lo que siente. Ofrece reflexión y diálogo; se nota la inquietud y la búsqueda propia de una joven de esta edad.

No practica la indiferencia, algo, por desgracia, muy común hoy. “No sé cuál es la razón por la cual no soy capaz de afirmar la existencia de Dios. No sé si por falta de conocimientos o por no tener la capacidad de admitir un misterio tal y dar el salto de la fe. El caso es que si no siento la certeza de algo, su evidencia, no puedo asumirlo ni creerlo. Eso es lo que me pasa con Dios”, subraya.

Recuerda que, en un momento, sí estuvo vinculada a la Iglesia. Está bautizada, ha hecho la Primera Comunión e incluso asistió a la catequesis de Confirmación, que no terminó. “Tuve muchas dudas de fe y no logré resolverlas, tampoco la gente de mi alrededor consiguió resolverlas, y hoy muchas de esas dudas siguen presentes”.


“Fui anti-Iglesia”
Y después de todo, colabora con la JMJ, donde ve a los jóvenes “entusiasmados”. “Algo bueno tendrá que tener”. A los que no creen en Dios, se dicen ateos o incluso se muestran contrarios a la visita del Papa les entiende “muy bien”. “Antes prefería llamarme atea y negar cualquier posibilidad de Dios. Durante una época fui muy radical y anti-Iglesia. Seguro que me habría manifestado en contra de Benedicto XVI”.
Hoy, sin embargo, ve cosas que entonces no entendía y, por esto, ya no comparte ese rechazo. “Mi rechazo era por desconocimiento e incomprensión; veía la parte más negativa y mala de la Iglesia. Ahora conozco las cosas buenas que hace”, apunta.

Su actitud pasa por ver la labor “buena y necesaria” que hacen los creyentes. “Hay cosas de la Iglesia que no comparto, pero no podemos quedarnos con lo negativo”, dice.

Defiende el diálogo entre creyentes y no creyentes porque, como humanos, a todos “nos surgen las mismas preguntas, compartimos miedos, preocupaciones y alegrías”. “No es cuestión de creencias, sino de inquietudes. Existe algo que nos une, algo que nos lleva a buscar la verdad. Para los creyentes, esa verdad es Dios”.

Sin embargo, la experiencia es muchas veces de enfrentamiento, para el que Sole tiene un antídoto: ponerse en el lugar del otro. “El diálogo es posible si no se impone. Es posible y enriquecedor cuando se tratan de encontrar las inquietudes comunes, nexos de unión, aquello que califica a esa verdad que ambas personas buscan”. Se lo hizo ver un amigo sacerdote con estas palabras: “Algo tiene que haber en común para que tú y yo nos llevemos tan bien”, subraya.

Finalmente, su respuesta para valorar qué puede aportar la JMJ es inclusiva: “Todos (creamos o no) necesitamos lo mismo para afrontar un mundo ingrato y escaso de buenos valores: alegría y esperanza”. Espera, además, que aporte mucha ilusión “para hacer un mundo mejor”.

sábado, 23 de julio de 2011

No lo dejes pasar

Cada vez queda menos tiempo para hablar a todo el mundo de la JMJ. Mucha gente todavía no sabe qué significa este encuentro, que está invitado, que puede cambiar su vida. ¡Tenemos la responsabilidad de decírselo! El equipo de la JMJ no deja de trabajar, acaban de enviar el número 14 de la revista de voluntarios, no dejan de salir todas las actividades que habrán esos días en Madrid y además los dían anteriores en todas las diócesis. Hay trenes que sólo pasan una vez en la vida...

miércoles, 13 de julio de 2011

#1millón


Hace unas semanas desde el área de Redes Sociales de la Jornada Mundial de la Juventud se lanzó un reto muy ambicioso a los fans de la JMJ: conseguir acercarse al millón de seguidores en las redes sociales. Descargar video

En definitiva, hacer que nadie se quede sin ir a la Jornada Mundial por desconocimiento. Es una invitación a cada uno de los fans de la JMJ en las redes sociales a ser embajadores de este gran acontecimiento entre sus amigos.

“¡De nosotros depende que nadie se pierda esta fiesta!”, dice el spot de esta campaña.

Desde 2009 la JMJ está presente en las redes: Facebook, YouTube, Twitter, Flicker, Tuenti… Todo para llevar las novedades de la JMJ a los jóvenes de todo el  mundo, sin importar el lugar donde se encuentren.

Durante este tiempo los fans han ido creciendo en número y alcance. Desde las 6 lenguas con las que se empezó, hasta los actuales 21 idiomas de Facebook. Hoy ya son más de 300.000 fans de 82 países los que siguen la JMJ en las redes sociales; y más de 1 millón de reproducciones en el canal de la JMJ en YouTube.

Una gran fiesta de jóvenes
La Jornada Mundial es sobre todo una fiesta de jóvenes que invitan a otros jóvenes. Una fiesta de la fe donde todo el mundo está invitado, y que se cuenta con el apoyo de todos ellos para que salga adelante. ¡Únete al reto de 1 millón!

jueves, 7 de julio de 2011

YouCat

La edición en español de YouCat ya se puede encontrar en las librerías españolas. Los inscritos en la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid encontrarán esta obra en sus mochilas el próximo agosto.

Este libro quiere llevar a los jóvenes el mensaje de la Iglesia. Según el cardenal Antonio María Rouco Varela, presidente del Comité Organizador Local de la JMJ de Madrid, YouCat “es un instrumento de respuestas”. El cardenal Rouco ha destacado en la presentación del libro que “ayuda a vivir la comunión en la fe de la Iglesia”.

YouCat está presentado con un formato pregunta-respuesta en el que se responde a las principales cuestiones de la fe católica. Su estructura es la misma que la del Catecismo de la Iglesia Católica: en qué se cree, cómo se celebra –los sacramentos-, cómo se vive en Cristo –la moral- y cómo se reza.

José Miguel Oriol, presidente de Ediciones Encuentro, ha destacado que YouCat permite “conocer más a fondo la doctrina católica”.

El Papa ha prologado este libro, en el que, dirigiéndose a los jóvenes, advierte: “Tenéis que estar más profundamente enraizados en la fe que la generación de vuestros padres, para poder enfrentaros a los retos y las tentaciones de este tiempo con fuerza y decisión”. E invita a estudiar el Catecismo –“es mi deseo más ardiente”- “con pasión y constancia”.

La edición en español ha sido ligeramente adaptada cambiando algunas fotografías y añadiendo citas de santos y escritores de origen español.

Las mochilas que se entregarán en la JMJ contarán con medio millón de ejemplares de YouCat en siete idiomas: español, inglés, francés, alemán, italiano, portugués y polaco.

martes, 21 de junio de 2011

¿Qué va a pasar en Cibeles?

Hay cosas que no se pueden describir con palabras ¡Tienes que vivirlas! Te esperamos en la Misa de inauguración en la Plaza de Cibeles.

jueves, 16 de junio de 2011

Financiación de la JMJ

Desde la organización de la JMJ de Madrid 2011 se trasmite la idea de que, además de los beneficios espirituales, el evento será absolutamente rentable desde el punto de vista económico. Los gastos de la JMJ de Madrid serán financiados por los propios participantes (el 70%) o los patrocinadores (el 30% restante). Según las estimaciones de la organización, el evento supondrá una inyección de 100 millones de euros para la economía española, la mitad de ellos de origen extranjero.
Las administraciones no aportarán dinero del erario público. En cambio, ceden espacios para la celebración de los distintos actos, y se encargarán de facilitar todo lo posible la movilidad y seguridad de los peregrinos. No solo no se mermarán las arcas públicas, sino que se generarán beneficios, aparte de los derivados de la publicidad de la marca “España”.

Un ejemplo del saldo positivo que arrojará la JMJ para las cuentas públicas es el balance de impuestos: por un lado, los patrocinadores recibirán beneficios fiscales gracias a que el evento ha sido declarado “acontecimiento de excepcional interés público”: en total, según la organización, se espera que la hacienda pública deje de percibir 18 millones de euros en concepto de exenciones fiscales. Pero por otro lado, la organización estima que, solo en concepto de IVA, las arcas públicas ingresarán 25 millones de euros.
Los beneficios aportados por la JMJ afectarán también a empresas particulares. Es el caso de los restaurantes: para la manutención de los peregrinos, en lugar de centralizar los alimentos y distribuirlos desde algunos puntos, la organización ha ideado un sistema por el que los peregrinos inscritos dispondrán de unos tickets canjeables por comida en los restaurantes asociados al evento, que a día de hoy ya son más de 1.600.
Las más de 100 empresas que ya se han sumado al programa de patrocinio facilitan la labor a la organización y contribuyen a reducir costos. Por ejemplo, la difusión de publicidad de la JMJ en varios medios de comunicación ahorrará hasta dos millones de euros.
La organización cuenta con que existen muchos potenciales peregrinos a los que les frena la falta de dinero: pueden pagar la inscripción, pero el precio del viaje y el alojamiento supera sus capacidades. Por eso se ha creado, por un lado, el Fondo de Solidaridad, que supone que una parte del importe de las inscripciones se dedicará a sufragar los gastos del viaje para personas con pocos recursos. Hasta el momento, este fondo ya ha repartido 780.000 euros, y espera llegar a los 2 millones. Desde la web oficial del evento se puede, además, decidir a qué proyecto en concreto se asignan los fondos propios.
Para el alojamiento, la solución ha sido aún más simple: que sean los mismos implicados en la JMJ los que acudan en ayuda de los demás. Para eso, las diócesis han creado una red para centralizar las peticiones de alojamiento y la oferta de plazas. También están haciendo lo propio algunos colegios. Además, muchas familias particulares ofrecerán por su cuenta camas en sus casas. Colaboración con las instituciones públicas y las empresas más solidaridad: esta es la fórmula que explica la rentabilidad de la próxima JMJ de Madrid.

lunes, 23 de mayo de 2011

#verdaderarevolucion

Vivimos momentos revueltos o, mejor dicho, de revolución. Stephan Hessel en su libro ¡Indignaos! anima a todos los jóvenes a mirar el mundo y encontrar el motivo de su indignación, que será el motivo de su implicación, de su compromiso. La #Spanishrevolution sigue en las calles después de las elecciones, pero, al mismo tiempo, no hay que olvidar que la #Verdaderarevolucion comenzó hace más de 2.000 años. 

En mi opinión se debe seguir saliendo a las calles, tomando las plazas y exigiendo un sistema más justo, una mayor implicación ciudadana. Al mismo tiempo, se debe estar alerta para que el discurso no se vuelva laicista; se debe seguir trabajando personalmente por hacer de este mundo un lugar mejor. Por eso me ha parecido interesante colgar estos vídeos. El primero responde a la siguiente pregunta: ¿Debe la Iglesia modernizar su mensaje?



El segundo vídeo contesta a la pregunta sobre la existencia de Dios que normalmente resulta muy difícil de contestar. Me gusta este vídeo porque no da respuestas fáciles.



El último es el más controvertido, más políticamente incorrecto, más incómodo... porque la verdad siempre es incómoda. Sin embargo, frente al creciente auge de religiones tan diferentes, al relativismo imperante, ¿se puede seguir diciendo que el catolicismo es la religión verdadera?

miércoles, 11 de mayo de 2011

Tú, ¿por qué?

Hemos sobrepasado la barrera de los 100 días... y sigue la cuenta atrás. Las iniciativas siguen creciendo y entre todas destaco dos:

En primer lugar, la iniciativa Unomasuno.org, en la que se pide la colaboración de universitarios en proyectos sociales o que han ayudado a llevar a cabo varias iniciativas solidarias con el fin de acercar la JMJ a los universitarios.

En segundo lugar, el proyecto que está llevando a cabo Arguments con la preparación y difusión de vídeos cortos que responden a preguntas de la actualidad muy candentes: abusos, preservativo, celibato, riquezas, aborto, divorcio, etc. Os dejo aquí uno muy bonito en el que muchos jóvenes dan respuesta a por qué ellos van a ir a la JMJ.

viernes, 6 de mayo de 2011

Secretos que merecen ser contados


Hay misterios que permanecen ocultos y que quizá nunca lleguemos a saber. Hay verdades que, por incrédulos, nunca nos llegaremos a creer. Pero hay secretos que merecen ser contados, que merecen que nosotros los contemos. ¿Quiéres saber de qué se trata? Mira el vídeo completo:

domingo, 1 de mayo de 2011

Totus tuus!

Juan Pablo II ha sido declarado beato exactamente seis años y 29 días después de su muerte. Se trata de la beatificación más rápida de entre todos los tiempos de la historia moderna y habría que remontarse al menos 500 años para encontrar una beatificación que la supere.

Ratzinger destacó que con su testimonio de "fe, amor y de valor apóstolico, acompañado de una gran humanidad" Juan Pablo II ayudó a los cristianos de todo el mundo a no tener miedo de llamarse cristianos. "En una palabra: de hecho ayudó a no tener miedo de la verdad". Benedicto XVI recordó asimismo el importante papel que Karol Wojtyla jugó en la caída del comunismo. Benedicto XVI comenzó su discurso nucleándolo en torno a las bienaventuranzas, que son como la Constitución del Reino de Dios, glosando alguna de ellas. Por ejemplo, la que dice: "Dichosos los que crean sin haber visto".. Porque el papa Ratzinger quiere dejar bien claro que el acceso de Wojtyla a los altares no se debe a favor o privilegio alguno. Juan Pablo II es beato por su fe, "fuerte y generosa, apostólica", no por su carisma ni por sus viajes ni por sus muchas virtudes humanas. Por su fe y por su amor a María, expresado en su lema: "Totus tuus".




Un santo por los méritos de su fe y un Papa vinculado, por experiencia vital y por eclesiología, al Concilio Vaticano II. Benedicto XVI quiso echar por tierra, en su homilía en honor de su predecesor, el cliché extendido sobre la involución preconciliar a la que el Papa Wojtyla habría conducido a la Iglesia católica. No sólo no se opuso a él ni lo desactivo, sino que lo llevó a su culminación y hasta se acordó de él y dió gracias por él en su testamento.

Con el bagaje del Concilio, Wojtyla se convirtió, según Benedicto XVI, en una 'Roca' para la Iglesia, a la que lanzó hacia el futuro con su célebre grito: "Abrid las puertas a Cristo". Algo que, según Ratzinger, no sólo pidió a los demás, sino que lo cumplió él mismo, abriendo a Cristo "la sociedad, la cultura, los sistemas políticos y económicos". Con esa actitud recuperó el orgullo de ser católicos hoy. "Ayudó a los cristianos de todo el mundo a no tener miedo de llamarse cristianos".Para el Papa Ratzinger, Wojtyla consiguió quizás lo más difícil todavía al extraer del marxismo, que tan bien conocía, su "carga de esperanza", insuflarla a la Iglesia y catapultarla, así, con la fuerza de esa virtud energética, hacia el futuro.

Por último, el Papa no quiso esquivar los aspectos más personales e íntimos de su relación con su predecesor. En un gesto poco habitual en un Papa, Benedicto se confesó públicamente su amigo del alma. "Durante 23 años pude estar cerca de él y venerar cada vez más su persona". Desde este conocimiento, el Papa Ratzinger concluyó haciendo el retrato, somero pero profundo, de las virtudes de su predecesor: profundidad espiritual, capacidad de oración, testimonio en el sufrimiento y humildad. Por eso, concluyó: "¡Dichoso tú, amado Papa Juan Pablo, porque has creído! Te rogamos que continúes sosteniendo desde el Cielo la fe del Pueblo de Dios."